Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

martes, 24 de marzo de 2015

ECHAR UN POLVO.


No pretendo ser burdo ni vulgar, al menos en este caso, pero “echar un polvo”, es una expresión que la gente usa vulgarmente cuando se refieren a practicar sexo. Pero este modismo en otros tiempos y al principio tuvo otro significado y connotación  muy diferente, aunque al final todo quedó resumido al sexo. Existen varias versiones o historias del origen de la expresión “echar un polvo” desde las religiosas, hasta las más raras y estrambóticas, aunque parece ser que la que toma más fuerza es la que surge a partir del siglo XVIII cuando se estilaba entre la burguesía y gente adinerada el consumo del tabaco picado llamado “rapé”. Los caballeros se metían por la nariz este tipo de tabaco y como provocaba estornudos, babas y hasta caída de mocos, para no dar mala imagen ante las damas, los hombres se retiraban a una sala aparte a consumir su vicio. Aunque más tarde  aprovechándose de esto de meterse el “rapé” muchos infieles tanto caballeros coma damas cuando querían dar rienda suelta a sus instintos carnales mientras el caballero echaba el polvo”, la dama la esperaba en una sala contigua, y cuando este terminaba acudía en busca de su amante y le “pegaba un casquete”, así que ahora teníamos las dos cosas “polvo y casquete”. Cuando se daban estos escarceos amorosos en las reuniones y alguien preguntaba por los ausentes, algún íntimo que conocía el percal les echaba un capote “aquí todo es echar”, y respondía que habían ido a “echar un polvo” y desde luego daba en el clavo, y así parece ser que surgió la expresión. Ahora creo que muy pocos se chutan tabaco por la nariz, y lo que se meten son cosas peores, pero podríamos aplicar perfectamente a los que somos fumadores esto de “echar un cigarro”, cuando estamos en un bar o restaurante y nos tenemos que salir a la calle, ya que para los no fumadores somos unos apestados. Y siguiendo hablando de tabaco y echar, hasta en los hoteles con lo que se paga de estancia, ya no nos dejan ni fumar,  y si quieres darle a la nicotina le tienes que decir a la parienta: -me voy a la calle a “echar un cigarro”, que la cosa tiene mandanga y “güevos”. Ahora lo ideal es echarse el cigarro después de “echar el polvo”. 


41 comentarios:

  1. O sea que se empleaba para lo anterior a lo que se emplea ahora, en fin, todo se arrima al sexo parece, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. En los hoteles deberia haber las dos opciones, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Todas las frases populares llevan tras de si una gran historia, como la de "echar un polvo" que no sabía de donde provenía. Gracias por aclarárnoslo.
    http://misojosasiloven.blogspot.com.es/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Se empieza por una cosa y se acaba en otra aprovechando la circunstancia.

    ResponderEliminar
  5. No conocía el origen de -echar un polvo- gracias por compartirlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Aquí en Murcias, se usan los dos modismos, echar un casquete y echar un polvo, tambien echar un clic o algo así...pero el origen no lo conocía...
    El caso es que, cuando he visto el titulo, he venido corriendo, para ver lo que nos tenias preparado, y no he podido mientras venia, echar unas risas, porque me imaginaba algo, nada que ver con esto...
    Un fuerte abrazo Rafa.
    Feliz noche y que eches un fantástico sueño, jeje.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rafa... Muy buena ilustración de "echar un polvo" no tenia ni idea, los andaluces creo que eso de "echar" siempre lo usan, yo tengo un vecino que el otro día me comento en el ascensor que estaba "echando el suelo"... yo no entendía nada, le pregunte pero donde lo echas, al contenedor, por la ventana, a la basura..???
    Igual el hombre se refería que estaba echando un polvo en el suelo... En fin el sabrá... no te parece..!!
    Un abrazo....

    ResponderEliminar
  8. En mi país también usamos el mismo término para los arranques amorosos. Desconocía el origen del término.
    Un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  9. Interesante, Rafa.
    Si fumas a la rue, jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me he enterado de muchas cosas que desconocía por completo.
    No hay nada mejor que tener amigos documentados y con buen humor ¡qué Dios te lo conserve!
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  11. Aunque llevo 20 años sin fumar, vaya mi apoyo a quienes seguís haciéndolo, porque fui uno de vosotros y hacía corto con tres paquetes diarios. Lo que no entiendo es que los más intransigentes con los fumadores sean los que lo han sido, cuando debería ser todo lo contrario. En el fondo es puta envidia.
    Al final me he quedado con el cigarro en vez de con el polvo.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. ..siempre me sorprendes y me sacas una sonrisa.......

    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Oye, muy interesante, con lo que me gusta a mí saber el origen de las expresiones... y ésta de Echar un polvo, no me la esperaba así. Gracias por la información, Rafa.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  15. El término de echarse un polvo me suena universalete, no conocía los orígenes tal cual lo describes. Ahora tu cierre es que suele utilizarse, "echarse el cigarro" después de "echarse el polvo". Esto parece un traba lenguas jajaja. Un abrazo Rafa, y cuídate la espalda que tenemos una sola.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, ahora estás mas o menos obligado a una próxima entrada para explicar de donde viene lo del casquete, que la cultura no ocupa lugar, como los ricos polvos...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. jajajajaja, muy bueno, como dice Genín, tendrás que explicar también lo del casquete no???

    Por cierto Rafa, que conste que me parece muy pero que muy bien que te tengas que ir fuera a echarte un cigarro, jejeje.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Mira tú que no tenía ni idea de dónde podría venir eso de echar un polvo!
    Y fíjate que bien lo hila la gente para identificarlo con el sexo, oyes. Igual de bien que lo has hilado tú para llegar al echarse un cigarro después de echarse un polvo, sólo que antes a lo mejor lo hacías en la misma estancia y ahora, tienes que salir pitando al exterior, jajaja
    Pero no pasa naaaaá, así además de echar un cigarro, echas la mirada por el paisaje, que no está nada mal,¿no?
    Qué bueno eres, che.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Pues que me encantan estas clases magistrales que nos das. porque tampoco se me había ocurrido relacionar una cosa con otra.
    Me encanta Rafa!!!

    Feliz día

    ResponderEliminar
  20. Aquí también se dice "echar un polvo" y tampoco conocía los orígenes. Gracias por desasnarnos.
    Estuve un poco alejada de los blogs porque me pesqué una gripe de la gran flauta (ojo, no esa que se usa para echar el polvo) y me cuesta reponerme.
    Te dejo un gran abrazo, amigo Rafa.

    ResponderEliminar
  21. Interesante historia sobre el polvo y puestos a echar creo que es mas sano echar un polvo que echar un cigarro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Despues de echar un polvo, con casquete hay que echar un cigarrillo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno e interesante :) Me ha gustado saber el origen.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  24. Siempre me preguntaba por qué se usaba este termino que no le veía la relación, ahora comprendo mejor la frase.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. jaja no lo sabía¡¡¡ venga polvos y cigarros...jiji
    bss

    ResponderEliminar
  26. Pues mira no lo sabía,pero te cuento nunca fume un cigarro en mi vida,ni yo ni mi esposo,abrazos

    ResponderEliminar
  27. Gracias por contarnos siempre esas cosas.

    ResponderEliminar
  28. Ahí Rafa, jamás dejarás de sorprenderme con tus entradas, ja ja ja. Un abrazoooo.

    ResponderEliminar
  29. En la acctualidad casi todas las personas somos esclavos del reloj

    ResponderEliminar
  30. De lo que se entera una.
    Lo importante al final es echarse el polvo y el cigarrito, y el orden de los factores en este caso esperemos que no altere el producto.
    ;)

    Besos, Rafeta.

    ResponderEliminar
  31. Me reído un rato con tu entrada y además ignoraba el origen de la expresión...
    Saludos Rafa

    ResponderEliminar
  32. Me reído un rato con tu entrada y además ignoraba el origen de la expresión...
    Saludos Rafa

    ResponderEliminar
  33. Interesante, instructivo y divertido.
    Qué más se puede pedir?

    Gracias Rafa!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Rafa !! jajaj, os miraque tal de lo que uno se entera yo estoy de acuerdo contigo no hay nada mejor que echarse un cigarro después de..... jejejeje uuff mágico jajajajajajaajjajajaja, gracias !!!! guapo dulces sueños y besos desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  35. Por aquí todavía nos echamos el cigarro después del polvo, la expresión sigue vigente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. El presidente Clinton era especialista en combinar las dos cosas con su Mónica cuando le ponía su havano en aquellos famosos episodios carnales. Un gran aporte de este estadista que muchos le agradecemos.

    ResponderEliminar