Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

miércoles, 24 de febrero de 2016

EL LOBO.


El inspector de policía de Villapene Hermenegildo Caravaca; apodado en el círculo policial como “El Lobo” por su astucia resolviendo casos, no estaba pasando por una buena racha. Un hijo putativo de sesenta años llevaba dos años en paradero desconocido, y la Interpol ofrecía una recompensa de cien euros a quien diera alguna pista fiable de su dirección; lo acusaban de haber abusado de un fraile en una cartuja polaca. Su hermano también policía, pero este raso, lo operaron de almorranas, y quedó muy mal; once meses sentado en un sillón sobre un pato de goma, y los picores de culo no le cesaban. La hija carnal llegaba a dos por tres borracha a su casa, y le devolvía en la gabardina que tenía colgada su padre en el tronco perchero del recibidor; y en las última navidades tenía cita con el dentista, para que le quitara el sarro de la boca, que la tenía hecha una auténtica porquería, y se encuentra al dentista, sentado en el sillón con los ojos en blanco y chorreando espuma por la boca; había sido envenenado por un ginecólogo segoviano. La mujer del  odontólogo llevaba siete años acudiendo a la consulta del ginecólogo para que le revisase el chocho, y desde entonces no cobraba. Y si era poco con todas estas preocupaciones que el inspector Hermenegildo tenía encima, su mujer Adelita, se le quejaba porque ya llevaba más de siete meses que “El Lobo” no se la trajinaba. Pero los sobresaltos para el inspector no cesaban y un día de pascua a las siete de la mañana lo llaman urgentemente de comisaría para que acuda rápidamente a la casa de campo de un concejal de Villapene. Un francotirador chino se había camuflado en una colina y pretendía cargarse a la suegra del concejal que sentada en una silla frente a un gran ventanal hacia ganchillo. “El Lobo” corrió con el coche patrulla a toda hostia, pero no pudo evitar la tragedia, y el chino de un solo tiro le dio en la frente a la vieja y la dejó más tiesa que un ajo. Cuando entró en la casa, vio al concejal llorando, y la vieja con las patas arqueadas ya era historia. Pero “El Lobo” tras tres cuartos de hora, indagando de donde venía el disparo y midiendo las distancias con un metro plegable de madera del marido de la difunta que había sido albañil, supo que el chino había disparado desde lo alto de la colina. Subió corriendo por la cara oeste del monte, y pilló al chino de espaldas. El francotirador después del disparo certero que acabó con la vida de la vieja se había quedado dormido, y “El Lobo” sacó de su bolsillo una navaja que siempre la llevaba encima para pelar naranjas, y le apuñaló al chino los dos brazos más de quince veces. El chino, al sentir tanto dolor se despertó chillando como un gorrino, y “El Lobo”,  que llevaba botas camperas, lo remató  arreándole tres patadas en la cabeza. Hermenegildo fue detenido y acusado de abuso policial. Pero invitó cenar al juez y al fiscal, los emborrachó, y les hizo firmar un documento que el con anterioridad ya había redactado, y en el cual constaba que era absuelto de los cargos que se le imputaban. Se puso tan contento que le dijo a  Adelita; "estoy tó encendio"  y Adelita le respondió: "pues yo estoy que ardo"   los dos borrachos juez y fiscal se quedaron dormidos con la cabeza apoyada en la mesa; los cogieron de un puñado y los tiraron al suelo, y Adelita se quitó las bragas se tumbó boca arriba con las patas bien abiertas, y el inspector le arreó un buen viaje. A raíz de aquello las cosas empezaron a mejorar para el inspector Hermenegildo, y en menos de seis meses, resolvió dos casos muy importantes. Se puso en contacto con unos delincuentes que asaltaban  gasolineras, y a través de ellos detuvo a una banda de octogenarios que robaban todos los fines de semana la recaudación de la discoteca de Villapene. Y el segundo caso, y más sonado pagó a un sicario para que le reventase la cabeza con una maza a un político corrupto que metía la mano en la caja “B” Pero los méritos de cargarse a esa escoria se le  atribuyeron a él, por lo cual fue condecorado por la Medalla de la Orden al Mérito Policial. Aunque de su hijo putativo ya no supo nada, su hermano seguía sin mejorar de las almorranas, ya que le hicieron una chapuza de mierda, su hija seguía emborrachándose y vomitándole en la gabardina, y su dentista fuese envenenado por el ginecólogo que por cierto huyó a Brasil y aunque Hermenegildo no lo pudo detener, murió arrollado por un tren de mercancías, a “El Lobo” todo esto ya le importaba una mierda. Cogió su caña de pescar y se fue al río. Estando pescando se le presentó la inspectora jefa que hace mucho tiempo que andaba loquita detrás de él. Se le quedó mirando fijamente moviéndole la lengua como una víbora: “El Lobo” se percató de las intenciones de su jefa; aulló tres veces mirando al horizonte, dejó la caña de pescar; y en la orilla del río se la chingó; ya que era otro caso más al que debía hacer frente y cumplimentar como otro deber más añadido a su intachable hoja de servicios en el cuerpo policial        

               

37 comentarios:

  1. ESTOY TENIENDO HOY MUCHOS PROBLEMAS EN EL BLOG, NI PODÍA PUBLICAR, ESTA ENTRADA, NI ME PERMITE VISITAR OTROS ESPACIOS. MENUDAS CAGADAS. EN FIN, UN ABRAZO A TODOS, Y SI PODÉIS ENTRAR GRACIAS POR LOS COMENTARIOS.

    ResponderEliminar
  2. Qué has tomado???

    jajajajajaja

    =))))

    ResponderEliminar
  3. Hola Rafa ni te preocupes ya conocemos la "eficacia" de blogger jaajaj yo creo qu elo llamaba Lobo por aullar y que por resolver casos jajajaja le daba mejor jejejeje , un beso grande sde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  4. No sabía que tuvieras problemas con tu blog. Espero que se resuelvan pronto.

    Un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  5. Espero que se resuelva ese problema que tienes con el bloc, al ver el título de el "lobo!, me ha venido a mente cuando eramos pequeños y no decían, "que viene el lobo", jejeje.Como siempre es un placer leer tus post, muy bueno este.
    Besos Rafa.

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que caperucita no se cruzó en su camino...

    ResponderEliminar
  7. Intensa historia.
    Espero se solucionen los problemas con el Blog. La verdad que Google está teniendo muchos fallos.

    Un beso. Encantada de leerte.

    ResponderEliminar
  8. Me he imaginado a la inspectora jefa y su lengua de víbora... me ha dado miedo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Rafa ,espero que se solucionen tus problemas con blogger. Menudo tipo el Lobo !Parece Mister Bean.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha hecho gracia leer el nombre de Hermenegildo pues así se llamaba mi abuelo paterno.Tremenda historia Rafael y muy profundaaaaaaaaaaaaaaaaa......vamos que nos da para reflexionar un par de meses:-)) Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  11. Que buena histeria policial y con un final romantico.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. que bueno es leerte,
    también he tenido problemas al publicar hoy,
    espero se solucione bien.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Creo que le has dado un problema mas a Lobo, quizás te resuelva tu problema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan mucho estas historias.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  15. Qué gran turrón :p
    Chacho! Menuda imaginación!
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Vaya, vida tan agitada la de ese tipo... ojalá no vaya a terminar mal.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Lo de las almorranas es muy tuyo, jajajajaja

    ResponderEliminar
  18. jajajaja Joder, que policía tan fino follando, a lo mejor Segura se inspiró en el para las pelis de Torrente... :)
    Salud

    ResponderEliminar
  19. Tiene un ritmo vertiginoso...saludos

    ResponderEliminar
  20. Hola Rafa.. Bueno, no se por donde comenzar, porque cuando he acabado de leer el relato del Lobo, ya casi no me acordaba del principio, pero te dire que el Lobo, me ha parecido un Crack, digno de ser ascendido, que digo ser ascendido, este tenia que ser ministro del Interior, y no el fantoche que tenemos, el Lobo es un ejemplo para todo el estamento policial, que no se debía de dejar perder, que es eso de tirarse a la Inspectora jefe.. tiene que apuntar mas alto, una Presidenta de comunidad o una Ministra como mínimo..
    Rafa, en serio, en serio, me recuerdas a Berlanga y La escopeta Nacional..
    Tienes que ponerte en contacto con la revista El Jueves, para que te den una pagina !YA!..
    Un abrazo compa....

    ResponderEliminar
  21. !Ah! si tienes problemas con Blogger es normal.. Te tienen pinchado.. seguro que si..Cuidadin con esos que todavia están...

    ResponderEliminar
  22. Fantástica historia la de tu "LOBO". Un hombre recuelto y habilidoso :?

    Un besote y feliz jueves

    ResponderEliminar
  23. Jajajajaaaaaaaaaaaa, eres la leche, vaya historia , qué risa con lo de le pegó un viaje, lo del chocho, las almorranas, jajajaja. Muy bueno, Rafa, gracias por estas risas.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Jajajajajajajajaja Rafa al final me he perdido killo!!

    Tiene que haber acabado rebentao el pobre jajaja!!!

    Un besote artista

    ResponderEliminar
  25. Oyeeee, menudo guión para una novela !!

    ResponderEliminar
  26. Ese inspector está sobrado de trabajo,se le acumulan los casos.
    Rafa te felicito por esta entrada, es genial. esperaremos mas andanzas de este inspector.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  27. jajaja
    ando cantaria y te digo
    ¿Quién teme al lobo feliz ? lalalalaala

    jajaja


    en serio muy bueno Rafa¡¡ menudo coco tienes hijo ¡¡



    un beso y una sonrisa

    ResponderEliminar
  28. En realidad, era intachable el hombre... Qué bueno.

    esos poleos deben llevar alguna planta más, eh? No me engañes... :))

    ResponderEliminar
  29. Jjjaja ainsssss pero si es que al final me perdí Rafa jajajaja, pero haz caso a llorenc ponte en contacto con el Jueves para que te den una página.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Joer que risas con El Lobo :) Me ha encantado conocerle. Buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Jajajaja
    Me han dado ganas de gritar: que viene el lobo, que viene el lobooooo
    Pero claro...no he podido, porque me atragantaba de risa!
    :D
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Plas, plas, plas...
    Ovación, Rafeta.
    Me he partido en dos.
    Este debe de ser un colega de Torrente, o su hermano mayor.
    ;)

    Besos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.