Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

martes, 9 de octubre de 2018

MIS FRASES SENTENCIAS Y OTRAS OCURRENCIAS.



La felicidad es como una tempestad que por mucho que dure para volver a experimentar lo que se siente hay que esperar a la próxima tormenta.

Un buen médico analizando sicológicamente al paciente tiene más poder curativo que la propia medicina.

Para juzgar a un político no hay que entender de política basta con juzgar sus hechos.

Los vicios matan pero mata mucho más la necesidad: a un vicio puedes presentarle batalla, pero a la necesidad debe ganarle la guerra la sociedad entera.

Llevarse un secreto a la tumba es cargar con un peso, y si de lo que se trata es que el difunto descanse en paz lo ideal es divulgarlo antes de estar muerto.

Es preferible que te quiten a que ten den; si te quitan algo tienes aunque sea mierda, pero si te dan puede ser que lo que te ofrezcan sea más mierda todavía.

En cualquier faceta de la vida el factor suerte es primordial. Con inteligencia y suerte puedes llegar muy lejos, pero si no tienes fortuna quizás no llegues a ser nada. 

La dictadura franquista va a ser la más recordada de la historia, puesto que después de cuarenta y tres años de la muerte de Franco, tanto para sus defensores como para sus detractores la llama sigue encendida.

Cuando un medicamento cura lo retiran de la circulación, ese es otro de los grandes negocios sucios y asquerosos de las grandes multinacionales farmacéuticas.   

Cuando alguien de la otra vida venga a contarme cómo le va entonces decidiré dónde que quedo. 

Quien traslada la libertad de expresión al límite del libertinaje oral, es el típico mamarracho que presume de demócrata y confunde una cosa con la otra. 

Aceptar la vejez no es resignarse es un imperativo de la vida, si hubiera vuelta atrás nadie se resignaría.

En los tiempos que corren hacer el bien y no mirar a quién  te puede costar la vida.

Si presumes de lo que no tienes te engañas a ti mismo, pero siempre habrá alguien que te dará una palmadita en la espalda.

El celibato sacerdotal es algo que se pone muy duro y por eso la mayoría de los curas ni son castos ni puros.

Empezar un nuevo día siempre es una incógnita y se respira hondo si al final del día consigues despejarla.

La autocompasión no cura pero en muchos casos tampoco esperes que te arropen los demás.      


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.