Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

martes, 25 de octubre de 2016

ORIGEN DE DICHOS FAMOSOS DEL IDIOMA CASTELLANO.


DAR EN EL CLAVO.
Antiguamente existía un juego infantil, llamado hito, que consistía en fijar un vástago a cierta distancia de los participantes, desde cuyo punto éstos arrojaban, a tiento, unos tejos anillados de hierro. Así, pues, dar en el hito equivalía a acertar. Y comoquiera que el hito solía ser también de hierro, por lo regular un clavo, dar en el hito a dar en el clavo vino a ser la misma cosa. De donde esta última expresión, por analogía se hizo extensiva al hecho de atinar en la averiguación de alguna cosa complicada y difícil.

LA BIBLIA EN VERSO.
En el año 1839 vino al mundo en Igualada (Barcelona) un hombre llamado José María Carulla. Fue abogado, servidor del pontífice Pío IX y versificador fecundísimo, a quien en pago por el ambicioso empeño de poner la Biblia, o siquiera parte de ella, en verso, la Santa Sede habría de distinguir con una Cruz de mérito. Desgraciadamente, la tarea, ingente en sí misma, aún lo sería más para el numen de Carulla, a quien Dios, aunque otra cosa creyese él, no le había llamado por el camino de la poesía. Así, pues, el resultado del empeño materializado en sesenta y tres volúmenes vino a ser un fárrago inaudito de ripios, que durante bastante tiempo fue motivo de broma en todos los cenáculos literarios. Tanto, que desde entonces decir la Biblia en verso se hizo equivalente de todo aquello que, por su prolijidad y confusión, resulta indigerible.

PELILLOS A LA MAR.
El acto de arrancarse pelos en común y arrojarlos al viento ha tenido siempre un significado de reconciliación. Así lo hacían los griegos del período clásico y así lo hacen, aún hoy, los niños andaluces, cuando quieren sellar sus diferencias. Toman los pelos en la palma de la mano y, soplando, exclaman “¡Pelillos a la mar!” Trasladada al lenguaje común, la frase mantiene su primitivo significado y se usa para sellar cordialmente el olvido de cualquier agravio.

VERSELE EL PLUMERO.
En 1820, como resultado del triunfo de la revolución liberal, que el rey Fernando VII hubo de acatar con todas sus consecuencias, el nuevo gabinete se apresuró a crear un cuerpo de voluntarios la Milicia Nacional, llamado a defender los ideales progresistas del nuevo orden. En el uniforme de estos milicianos destacaba, por su extremada longitud, el penacho, o plumero, que servía de remate a los morriones. Como pretexto de este llamativo apéndice, los conservadores no tardaron en poner en circulación el dicho vérsele el plumero para denunciar punzantemente en cualquiera todo asomo de adhesión o complacencia con la causa liberal. Despojado de su intencionalidad banderiza, hoy se utiliza por lo general con propósito de evidenciar en alguien cualquier tendencia o inclinación recusable no bien encubierta. 

TOCARLE A UNO LA CHINA.
La primera acepción de la palabra china, según el Diccionario, es la piedra pequeña con la que los muchachos echan suertes antes de comenzar ciertos juegos. Según esta práctica, como es sabido, pierde aquel que acierte a señalar la mano en que se halla encerrada la piedrecita, de donde vendrá obligado a pechar con el papel más enojoso del juego. De ahí justamente proviene la frase tocarle a uno la china, que, por analogía, suele aplicarse a quien, por mala suerte, le corresponde en cualquier asunto la parte más ingrata y pesada. 

SALVARSE POR LOS PELOS.
En el pasado, el oficio de marinero no aparejaba necesariamente la obligación de saber nada, y de hecho eran muchos los hombres de mar que no sabían. De ahí que cuando un día, el jefe de cierto Cuerpo de la Armada, aconsejado por razones de higiene, dio orden de cortar el pelo a rape a todos sus hombres, se alzase entre éstos un clamor de protesta, que elevaron incluso a la Superioridad, arguyendo que con ello se privaba de un asidero importantísimo en caso de naufragio, dado que así, agarrándoles por el pelo, eran salvados muchas veces de una muerte segura. El ruego, curiosamente, fue atendido nada menos que a través de una Real Orden, expedida en 1809. Tal es el origen de la expresión salvarse por los pelos, que hoy reservamos para poner de relieve la circunstancia del que logra salir de una apuro extremo en el último momento.



30 comentarios:

  1. Una entrada muy instructiva, desconocía la mayotía.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Para mi que tengo mucho que aprender en castellano es de maravilla, mil gracias!

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo ya ves aprendemos juntos Yo aprendo de vos cosas serias y vos aprendes de mi que dos pueden masturbarse con la mirada de los silencios
    Me hacés matar de la risa cuando leo tus comentarios
    me encanta tu sentido del humor . Directo único- Buen dia muchacho desde un dia de viento glorioso en la bella Miami
    gracias porque aprendemos con vos

    ResponderEliminar
  4. Qué curioso, sobretodo el último, jejeje

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno este post, me encantan estos dichos, o modismos, y es una pena que se olviden, algunos no deberían de desaparecer. La RAE, ya se encarga de ello y los nuevos tiempos.
    Un abrazo Rafa y feliz martes. Ah! y gracias por tus hermoso comentario.
    Besossss!!!

    ResponderEliminar
  6. que geniales frases me culturalizas y me da gracia

    :)

    tengo varias por ahi perdidas de oidas gracias a los amigos españoles

    "eres la leche!

    :)

    ResponderEliminar
  7. Está bien aprender el significado de esas expresiones que todos hemos oído en tantas ocasiones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Algo nuevo se aprende cada día, aunque conocía los dichos no sabía lo de su origen. Por aquí esa de "Tocarle a uno la china" equivale a "Bailar con la más fea".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Solo conocía "dar en el clavo" y "salvarse por los pelos". En cuanto a "vérsele el plumero", nosotros decimos "mostrar la hilacha".
    Muy interesante conocer el origen de estos dichos.
    Un gran abrazote, Rafa.

    ResponderEliminar
  10. Aquí cada vez hay más chinas.
    Pero no quiero tocarlas.
    Son muy flacas.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rafa.. Que bueno, me has dejado boquiabierto, por cierto no se de donde proviene esa frase. Y es que cada día se aprende, u los dichos como las frases hechas son fruto de la sabiduría popular..
    Yo modestamente te dejare una muy catalana, que seguro entenderás..
    Es la de "Vés a pastar fang" que literalmente se traduce en "ve a amasar barro", y quiere decir, por decirlo suavemente con otra expresión, que "te vayas a freír espárragos" o a la "mierda", sabes escojo esta porque políticamente hoy es muy apropiada..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  12. La cultura es el mejor camino,para llegar a comprendernos

    ResponderEliminar
  13. Hola rafa que interesante desconocía los pelillos al mar ajajja vamos olvido por completo y lo de la biblia en verso no conocía su origen muy bueno gracias , y dulces sueños un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  14. No conocía ninguno. Quizá "pelillos a la mar" pero desconocía el significado.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. algunos los ubico , pero de este lado del mapa se dicen de otro modo

    se salvo por un pelín

    pd...vengo de leer a Toro...hoy les ha dao por hablar de pelos jejejeej

    abrazos

    ResponderEliminar
  16. No por nada están allí estas expresiones ya que tienen su significado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Joer, niño, qué puesto estás! :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante post
    Es curioso como solemos utilizar expresiones que en verdad desconocemos en sentido amplio.
    Y mas aun curioso de donde surgieron algunas.

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muy interesante. Es muy bueno conocer el origen de estos dichos famosos.

    Muchas gracias.

    Un besote. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  20. Muy interesante. Es muy bueno conocer el origen de estos dichos famosos.

    Muchas gracias.

    Un besote. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  21. La de salvarse por los pelos me ha impresionado...
    Los calvos estaban en desventaja!

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Nunca te acostarás sin saber una cosa más.
    Salud.

    ResponderEliminar
  23. El unico que sabía era el último, el marinero, así que bastante productiva esta entrada, GENIAL !!!

    Un besito Rafa :)

    ResponderEliminar
  24. Muy interesante esta entrada y muy curiosa.
    El último me ha gustado mucho.
    Un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  25. Molan estas entradas...
    Me quedo con la de la Biblia en verso.
    Cuánto me hubiese gustado vivir en aquella época.

    Besos, Rafeta.

    ResponderEliminar
  26. Me ha encantado esta entrada, Rafa. Gracias, porque he aprendido con ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Vaya! pues gracias por la información.

    besos RAfa =)))

    ResponderEliminar
  28. Hola amigo!
    Gracias por compartir.....cada dia se aprende más!
    Un fuerte abrazo desde Venezuela!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.