Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

domingo, 21 de julio de 2019

MIS FRASES SENTENCIAS Y OTRAS OCURRENCIAS.


Los zombis de los móviles son una nueva pandemia mundial, que el día que enloquezcan supondrán un grave peligro para el resto de los mortales.

Si se hablara de todo lo bueno que realiza la humanidad, lo malo dejaría de ser protagonista; pero lo que vende y prevalece es lo pernicioso y la tragedia.  

Quien no hace nunca nada no se equivoca, pero corre el riesgo de convertirse en un ser inútil que acaba arrepintiéndose de no haber cometido errores.

Sé que el tabaco puede matarme, pero también me están matando los dolores óseos y esto aunque me empeñe no puedo remediarlo.

Dice un refrán que “lo que se tienen que comer los gusanos que se lo coman los cristianos, pero siempre y cuando se haga con moderación y sin darse grandes atracones. A un primo de mi abuelo por abusón y durante la Campaña de África, se lio con una mora, y a los seis meses la cascó de sífilis.

Sé que ya no tengo edad de irme de fiesta con jóvenes de treinta años, pero tampoco tengo edad de irme a jugar a la petanca con viejos de ochenta.

Hasta en los peligros más inminentes sea cual fuere el resultado final, se precisa de un líder y que nadie cuestione su trabajo, porque como haya división de opiniones y criterios enfrentados el desastre está asegurado.

Me parece bien de esos abuelos que viven expresamente por y para los nietos, pero yo  no lo  comparto, por la sencilla razón  de que la esclavitud ya está erradicada prácticamente en todo el mundo y los niños son unos auténticos tiranos.

Si dos hombres pugnan por ocupar un puesto de relevancia en el trabajo, utilizarán cientos de tretas para conseguirlo. Pero si se trata de dos mujeres y les valiera el uso de las armas, una de las dos resultaría muerta.

Como lo que prima y está de moda son los tatuajes y yo no voy a ser menos, me voy a tatuar en el antebrazo izquierdo una torrija, y en el derecho un boquerón en vinagre.

Tengo un pacto con el diablo él me ha jurado larga vida, y yo le he prometido sacarlo del infierno.

Nadie regala nada y hasta para tener suerte hay que trabajárselo.

Es de suponer que a nadie le gusta una guerra, pero hasta para hacer una guerra hay que tener arte, ya que siempre no la gana el ejército que más armamento tiene.

Ocurre todo lo contrario y de los insultos se suele llegar a las manos, pero si solo con insultos se evitaran las peleas, habría que inventar más y mucho más ultrajantes.  

Lo más patético de un político es oír a ese otro político que dice las mentiras que ha dicho el primero, y encima se las atribuye como suyas propias. 

Ya hay en España en las familias más perros que menores de catorce años, y es que adónde se va a comparar un animal noble y cariñoso con un niño repelente y más malo que la quina.    
    



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.