Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

domingo, 28 de julio de 2019

ESTRECHAR LAS MANOS.


                                                           Imagen tomada de Internet.

El origen de estrechar la mano se remonta a más de cinco mil años según lo atestiguan numerosos jeroglíficos egipcios, que representan pactos, acuerdos y arreglos entre hombres. En Grecia y Roma se estilaba estrechar la mano pero de manera muy diferente a como lo hacemos hoy en día. En aquella época estrechaban la mano agarrando la muñeca de la otra persona y apretando fuerte. Cuando en la primera etapa de Grecia marcada por varios dialectos y culturas, se encontraban dos aldeanos de pueblos distintos en el medio del campo, o viajeros en lugares desolados, lo primero que hacían era retirar sus dagas y ver como reaccionaba el otro. Si este mostraba signos de no querer pelear, se procedía a guardar la daga y agarraba fuertemente la muñeca derecha del contrincante “en señal de que no retiraría su daga y lo apuñalaría a traición”. Entonces ahí podrían dialogar tranquilamente, y saber si la otra persona tenía algo para intercambiar o comprar. Según los estudiosos del lenguaje corporal el significado de apretar las manos  tiene varias lecturas. El pez muerto es sin duda la peor forma de dar las manos. Se trata de cuando das o tomas una mano floja y sin energía y sin apretar lo más mínimo; esto muestra que se tiene una muy baja autoestima y que es de carácter pasivo y débil. Es como cuando agarras un pez y se te escurre de las manos. Palmas sudadas: A veces no se puede evitar y no es porque precisamente haga calor ni mucho menos, sino por un estado de estrés y nervios debido a la persona que tienes enfrente y que sabes que tienes que saludar; ocurre mucho por ejemplo en las entrevistas de trabajo. El guante: Usado generalmente por los políticos, este saludo se trata de sujetar la mano del interlocutor entre sus dos palmas y se trata de demostrar que la intención es de tener una comunicación honesta, cálida y digna de confianza. Controlador: Si al saludar se siente que la otra persona la atrae hacia él con la mano o en una dirección diferente, entonces se está ante una persona que le gusta controlarlo todo; (esto se lo achacan mucho al presidente de los Estados Unidos Donald Trump). Y si encima mantiene su brazo demasiado rígido indica que es agresivo. Apretón de dedos: Existen personas que en lugar de dar la mano, solo se limitan a entregar los dedos incluso el meñique, para que el interlocutor sea el que realice el esfuerzo. Aquí estamos antes una persona insegura, “yo diría más bien vaga”. Trituradora de huesos. Es un apretón firme que si se encuentra con otro interlocutor que también lo usa puede llegar a dejar las manos rojas. Este saludo está diseñado para intimidar, por lo cual si devolvemos el saludo de forma similar se demuestra valentía y firmeza en uno mismo. Mano encima: En lugar de dar las manos en una posición vertical, la persona se la arregla para que sea horizontal, de forma que su mano quede por encima de la del otro individuo: aquí queda claro que el interlocutor se cree superior al resto y más poderoso. “Esta técnica de saludar también las emplean los políticos”.(Yo con tanto saludo, apretón de manos y tanto significado, hasta me he perdido un poco; así que lo mejor y más aconsejable para saludar a alguien y antes de entablar una conversación es darse dos buenas hostias).                 


               

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.