Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

martes, 15 de julio de 2014

SE LES ROMPIÓ EL AMOR SIN APENAS USARLO.





Pepe llevaba veintidós años trabajando en Australia, veintidós veranos sin ver a su amada. Salió de Totana (Murcia) a los dos días de casarse con Adelita, su novia de toda la vida. En Totana la vida no era fácil y en Australia le ofrecieron un trabajo como capador de conejos. Era de tal calibre la epidemia de conejos que azotaba Australia, que las autoridades por decreto ley a las parejas que no podían tener hijos, les endosaban una docena de conejos. Así que Pepe no se lo pensó dos veces y con unas tijeras de cortar uva se marchó a aquella lejana tierra a castrar conejos En aquellos años cincuenta que uno le pegara dos lametones en una teta a la novia era más difícil que encontrar un piojo bizco ya que la gente hasta que no se casaba no mojaban. Así que Pepe y Adelita no eran la excepción y estaban tan desnutridos de sexo, como hambre física pasaba un maestro escuela. Y cuando ya podían desatar sus instintos carnales y fornicar como los monos; mira por donde a los dos días de vida matrimonial, se va al quinto coño a capar conejos, así que poco tiempo le dio de mojar el churro, y a ella de que le regaran el huerto. Era tal el tabú que había referente a la sexualidad que los únicos que mamaban eran los bebés y había madres que mientras el niño les mamaba, le vendaban los ojos de la vergüenza que pasaban.  Pero como no hay mal que cien años duré, después de tantos años fuera de casa, y de pasar muchas fatiguitas, ya que le salieron hasta espolones como a los gallos de capar conejos, el bueno de Pepe consiguió reunir un dinerillo, y le llegó la hora de volver a Totana. El encuentro fue de lo más emocionante, ya que a pesar de los años, y de estar los dos más viejos y arrugados que una pasa, se seguían queriendo con locura. Cenaron en un restaurante muy cuco que había a las afueras del pueblo, bebieron, charlaron y se las prometían tan felices que todavía con el sabor a ciruelo que se habían hincado de postre se marcharon corriendo a su nido de amor para tener una noche de locura y desenfreno. Pero el destino les deparaba una desagradable sorpresa y cuando estaban en el catre y después de un rato largo de sobeos, baboseos, y chupeteos Pepe ardía como una tea; le dio la vuelta a Adelita que la tenía panza arriba y cuando se disponía a empalarla por detrás, sólo le dio tiempo de emitir el sonido de la chicharra, cayó hacía un lado de la cama como una muñeca de trapo y de ahí al puto suelo: A Pepe le había dado un infarto y se quedó más muerto que Carracuca. Adelita con todo el dolor de su corazón abandonó la postura perro, se acercó a Pepe y cuando vio que ya era fiambre, le agarró el cachirulo con las manos, le pegó dos sacudidas y exclamo entre sollozos: !Ay Pepe!... “lo que más me duele es que tú no te has enterado ni yo tampoco”. 


23 comentarios:

  1. Qué dura fueron sus vidas.
    Y cuando la cosa iba bien encarrilada, zas, el cruel infarto que se lleva a tantas personas.
    Besos, buena noche Rafa

    ResponderEliminar
  2. Es la versión levantina de "Maitechu mía".
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  3. Rafa, uufff que cruel eres jajajajajaja pobrecito jaja y ella uuffflapobre mira que no probar un fizco ajajajajaj bueno gajes del vivir jaajajja besos desde mi brillo del mar muybuenoel cuento

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que cuando la palman se quedan un buen rato con el chorizo tieso, podía haber aprovechado, ya puestos...jajaja
    (Notese el sarcasmo)
    Salud

    ResponderEliminar
  5. Probeticos. Pero seguro que ya estarían cataos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Ni la Rocío Jurado le hubiese puesto una letra tan bonita a esta bella y triste historia de amor.
    Besos, Rafeta.

    ResponderEliminar
  7. Lo triste es que cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Cuánta lírica tienes ¡¡ Rafa.
    Un beso.

    Enhorabuena por ella.

    ResponderEliminar
  9. Joeeer, que tendría que partirme de la risa pero es que es tristísima la historia...No, no no...Uff.
    Como bien han dicho por aquí, que letra tienes Rafa.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. NO se si reirme o llorar compadeciendolos.......

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Heidy y Marco, no tienen nada que hacer con este relatonnnnnnn
    Jaja
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Casi me haces llorar de la pena. Pobres, cuando vivían su noche loca se quedan sin saborear el final.
    Un abrazo tocayo.

    ResponderEliminar
  13. Que panorama...
    Se nota que eran años cincuenta y no los presente, porque hoy en día tantos años alejados termina en divorcio y cada uno con su amante... y tan frescos.

    Pero estos dos, que plan ;(

    Besos!!!

    Me he divertido a pesar del drama Rafa.

    ResponderEliminar
  14. ¡Vaya drama!!! Ya ves Rafa, a veces el amor es un asco. ¡Cuantas noches se perdieron por esperar!

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Joder Rafa, lo que me pierdo por vago, por no venir a verte...jajajajaja...te lo juro que se me están saltando las lágrimas pero de risa, no lo puedo evitar a pesar del drama de esta pobre pareja...Genial tu relato, en serio.
    Pobre Pepe, después de toda una vida castrando conejos mira el premio que se llevó...jajajajaja..

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Menudo dramon...
    Criaturas, sin catarlo se fueron, aunque igual Adelita tenia alguna posibilidad más adelante...
    Por eso minor no reprimirse nunca, lo wir te llevas ya no te lo quita nadie.
    Besos mediterráneos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff qué mal escribo desde el móvil. Mis disculpas.
      Quería decir, mejor no reprimirse nunca y lo que te llevas ya no te lo quita nadie.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.