Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

viernes, 2 de diciembre de 2016

Él Y ELLA; EL BOCADILLO DE CALAMARES Y POCO MÁS.



Él entró en el bar; un bar que olía a queso rancio,  se sentó en la mesa de la derecha, según se mira desde la posición del retrete, miró de un lado a otro, y solo vio a un borracho que de medio lado en la barra del bar, y tomando algo, balbuceaba palabras sin sentido. Así que tocó las palmas para que le sirviesen, como si se tratase de un palmero de Camarón de la Isla. Ella al oír el palmoteo salió de un cuartucho, y detrás de ella un rosario de moscas; se acercó y le preguntó: ¿fumas?...y él le respondió, -no; no fumo, y aunque fumara no te iba a dar un cigarro-, así que si quieres fumar, le pides a otro y te vas a la calle, pero antes atiéndeme-; y ella le dijo; -vale, vale, ya veo que eres todo simpatía-  ¿qué quieres tomar?.. Y él replicó: -tráeme un bocadillo de calamares y una cerveza-, y ella le preguntó: ¿los calamares con ajoaceite o sin él?... y él le contestó; - si vale lo mismo tráelo con ajoaceite, y ella le dijo;-con ajoaceite, te tengo que cobrar, diez céntimos más-, y él le respondió, -me parece un poco abusivo, pero en fin si esos son los precios, me callo, y me lo traes sin ajoaceite que es más barato-. Al cabo de unos veintes minutos  tras una pequeña ventanilla que había es una esquina de la barra, y que daba a la cocina, un ventanuco que tenía más mierda que el culo de un mono, le depositaron el bocadillo; ella cogió el bocadillo de calamares con la mano izquierda, y con la derecha sacó del bolsillo un pañuelo negro, y empezó a sonarse los mocos, se sacudió los dedos, y con paso cansino se dirigió a la mesa y le dijo a él; -aquí tienes tu bocadillo, y ahora te traigo la cerveza, que solo tengo dos manos-. A continuación fue por la cerveza y se la dejó en la mesa.  Al cabo de unos minutos ella salió a la calle a fumarse un cigarrillo que le había dado un borracho: un beodo que entró al bar para ir al retrete a cagar, tropezó con un escalón que había de cuarenta y cinco centímetros de alto, y se abrió la cabeza, y el borracho que estaba apoyado en la barra de bar tomándose una tila, al grito de: ¡A mí le Legión! llamó a emergencias para que se llevasen al que había tendido en el suelo envuelto en un charco de sangre. Él se percató del detalle, pero siguió sin inmutarse comiéndose su bocadillo de calamares y dando tragos de cerveza, aunque de vez en cuando se mojaba de saliva la mano y escupía. Cuando acabó el bocadillo y la cerveza eructó como un borrico, y le dieron ganas de  mear, pero vio el escalón, y se acordó, del que había visto tendido como una mierda, y optó por aguantar la meada. De nuevo volvió a tocar las palmas, para que la camarera le atendiera: Ella salió de la cocina, con el delantal remangado,   y rascándose el culo con la mano diestra,  se dirigió hacia la mesa con andares de zombi; ¿ya estoy aquí que quieres?, -y él le dijo la cuenta-. Y ella le replicó;- nada de postre, ni un café, o unas natillas de la casa-; y él le dijo: -para natillas buenas las de mi abuela, así que saca la cuenta y no te enrolles más- Ella lo miró con cara de asco, y  se sacó una libreta y un lápiz del delantal, sumó y le dijo:- cinco euros exactos y la propina,  y el bocadillo era sin ajoaceite, antes de que me lo recrimines, y me digas que ya te la he colado-  y él le contestó:- de todas formas me parece ¡caro coño!, así que la propina, que te la de, el borracho de la barra; a regañadientes le pago y le dijo:- y además que conste que el bocadillo tenía un pelo- y ella le contestó; sí, sí; es posible, no te lo discuto porque la cocinera tiene “piojillo blanco” y se rasca mucho la cabeza-, y él respondió; -pues vaya que tía más asquerosa, esa cocinera; y ella le replicó; “-anda, anda; arrea y tira ya para fuera y no me jodas más, que aún te voy a dar de hostias hasta en el carné de identidad”, “que no hay que ponerse así, por un simple pelo de la cabeza, lo malo es si fuera del chocho”. Y casi al unísono se oyó desde el fondo del bar, una voz de ultratumba y con acento carajillero que decía: ¡salgo, hay algún problema!.. Era la cocinera, y ella le espetó a él; ¿qué; has oído el cante?.. Y el borracho que permanecía tambaleándose en la barra del bar al oír tan amena conversación  exclamó de nuevo ¡A mí la Legión!; él ya no replicó, y meneando la cabeza y resignado,  se fue agarrándose la polla porque se estaba meando, pero se seguía acordando del borracho tendido en el charco de sangre por culpa de puto escalón, y meándose vivo, salió del bar; miró de un lado a otro, cruzó la calle y se perdió entre luces de neón.

46 comentarios:

  1. Jajajaja, Vaya que asco!, si lo sé entro más tarde pues acabo de comer. ¡Menudo postre con tu relato! jajaja.
    Me he reído mucho con estas cosas que nos ofreces tan cochinas, jajaja.
    Un abrazo Rafa, y no vayas a ese bar nunca:)

    ResponderEliminar
  2. jajaja tu como siempre. Me encantan leer estas cosas bien marras...

    Abrazos...

    PD: el post anterior no te lo comento por razones obvias jajajaja

    Carlos Alberto

    ResponderEliminar
  3. El mejor en ese bar es el ambiente !

    ResponderEliminar
  4. Me ha recordado a la escena más romántica de Romeo Y Julieta....

    Que bonito Rafa, jajaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Poco más no... bastante más. A mí me ha gustado mucho el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jajajjaa, qué asco, por Dios , jajajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Jajjaj aghhhhhhhh escuché hasta el eructo, madre mía que ambientazo ¿eh? jajajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. "desde la posición del retrete" ya me ha dado la risa jajjajajaja. Eres tremebundo.
    Besitos Rafa, buen findepuente

    ResponderEliminar
  9. Una entrada un poco escatologica, pero te la has currao y nos has entretenido rato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Una atmósfera de lo más acogedora...vaya panorama.
    Pero es un panorama que existe y tú lo has retratado.
    ; )

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Aggggggggggggggggggggg ¡qué asco! se me ha revuelto el estómago con sólo leerte, pero quería saber el final.

    ResponderEliminar
  12. Qué bioen lo cuentas, y con humor. Esos lugares existen. El sucio invade todo el lugar, faltó que le hubieras puesto para más asco, lasd cucarachas y las ratas, como las que pululan por aquí, en ciertos negocios populares, fuera de las de los politiqueros. Gracias por este buen humor, maestro Rafa. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  13. Ascooooo! pero que parece que he estado ahí, eh??? huele a queso rancio!

    jajaja Besos, Rafa =)))

    ResponderEliminar
  14. Ja,ja, un lugar divino para ir habitualmente.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Amiro tu humor y tu hilaridad,es una gozada el leerte.
    Un fuerte abrazo








    ResponderEliminar
  16. Que llamen a Chicote !!!

    jajaja


    muy bueno Rafa ¡¡

    Un besito

    ResponderEliminar
  17. jajajaja Que asco, como para comer un bocata de calamares ahora, un genial capitulo de novela negro-escatológica ...jajaja
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  18. hola rafael vaya lugarcito para ir, jaja con lo escrupulosa que yo soy jajaja feliz finde besitosssss

    ResponderEliminar
  19. Así se escribe,Rafa, sin tapujos y llamando a las cosas por su nombre. Me he descojonado leyendote, buena forma de empezar el sábado por la mañana.
    Un abrazo,"resalao".

    ResponderEliminar
  20. Me rio y disfruto al máximo leyéndote Rafa.
    Eres un maestro del realismo puro y duro.
    Me encanta!!!

    Besooooo

    ResponderEliminar
  21. Un lugar ideal para invitar a algún pijo:-)) Me ha hecho mucha gracia tu relato y el llamar las cosas por su nombre pues no es cosa de andar con "tapujos" Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  22. jajajaja, rafa, que asco ufff!!! me apetecía comer y se me han quitado las ganas, me encanta como escribes y expones tus ocurrencias, genial.
    Vengo tarde te pido disculpas, pero mi mama me ha necesitado, por una caída que ha tenido, está mejor, pero hay que estar más encima de ella.
    Beso Rafa.

    ResponderEliminar
  23. Este relato debería ser oficial para las escuelas de gastronomía. Así cualquiera se esmera por la limpieza y la salubridad.
    Abrazos Rafa!!!

    ResponderEliminar
  24. Qué bien lo has detallado todo!!!!.

    Me gustaría saber el nombre de ese bar tan encantador para pasar de largo. Jajaja.

    Estupendo relato.

    Un beso. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Rafa es un placer pasar por su blog buen fin de semana Saludos

    ResponderEliminar
  26. Hola Rafa uuufff porque ese final tan trágico vale y si estaba de lo mas ameno la conversa jaajja, esperaré un tiempo para pedirme un bocadillo de clamares jajajaja, muy bueno feliz finde amigo un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  27. Todo esto pasa por la cantidad de advenedizos que hay en el sector de la hostelería, que no sienten la profesión.

    ResponderEliminar
  28. Lo lei saboreando el momento
    sintiendo los gustos
    y humeando el cigarro mientras tomo mi café con leche ...
    A diario me asombras.
    Como me asombro con los dias de mis dias
    BESOOOO

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  30. RECOMENZAR5 de diciembre de 2016, 13:56

    Tu relato tiene sabor
    aroma
    dolor
    nostalgia y sinsabores tal cual es la vida a veces
    Primer Premio
    como siempre
    compañero

    ResponderEliminar
  31. Se me han quitado las ganas de ir a los bares, con lo bueno que son los bocadillos de calamares, un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. muy ilustrativo, mi querido Rafa.

    Que narrativa mas agradable.

    No tomo y procuro hacer pipí en el momento mas oportuno(cuando me dan ganas) para evitar carreras.

    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  33. JAJAJAJA

    Me has recordado un poquito a las tradicionales peleas navideñas que se montan cerca de la Puerta del Sol en Madrid para conseguir un bocata calamares. Incluso el antro más mugroso tiene gran clientela para el sorprendente plato tradicional madrileño XD

    ResponderEliminar
  34. Diossss, Rafaaaa, que ascooooo
    Además de eso o a parte de eso, no hay duda de que escribes sin pelos en la lengua, jajajaja
    Será que no has entrado en un bar semejante #)0)§)
    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Piojillo blanco ... Jajaj

    Tu sentido del humor non tiene limites.
    Y tu capacidad para sorprender entre letras tampoco.

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
  36. ¡Madre de Dios! Rafa, vayas ocurrencias que tienes, no he potao de milagro, aún así, me lo he leído entero.
    Un abrazo y me voy ya, porque ese olor a queso rancio va a acabar conmigo.

    ResponderEliminar
  37. Rafa, a este paso te dan el Nobel de Literatura por este escabroso lenguaje que ni los mejores ac adémicos del mundo pueden mejorar...
    No vuelvo a comer un bocadillo de calamares en ningún bar, pensaré en el piojillo blanco, el olor a queso rancio, la mucosidad de la camarera... y solo faltaban los del ministerio de Sanidad para clausurar el Bar por falta de higiene.

    Me has hecho reir y pensar como se te pueden ocurrir estas historias. Mis felicitaciones por tu ingenio.

    Un abrazo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  38. Mi genial escritor
    Tu sentido del humor es tan bueno
    Te mando un abrazo enorme desde una noche fresca de Miami hasta tu Tierra muchacho ....

    ResponderEliminar
  39. Recuerdo que en alguna ocasión estuve en un bar así, la mesera se llamaba Petra y el cantinero era un gruñón de mil demonios.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  40. Te cuento soy de sagitario el jueves cumplo de nuevo Cumplo sueños
    momentos
    deseos
    ganas
    pero no años
    mil besos de domingo por la noche

    ResponderEliminar
  41. Realismo sin magia.
    Una nueva vertiente literaria que promete...
    ;)

    Un abrazo grande, mi querido y leal Rafeta.

    Llego tarde... pero lo tuyo no me lo pierdo ;)

    ResponderEliminar