Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

lunes, 5 de octubre de 2015

POR UNOS PEDOS EN LA CALLE ME VEO.



Un empleado de una charcutería de Nueva Jersey, Estados Unidos ha demandado a la empresa para la que trabajaba por despedirle. El simple y llano motivo de darle puerta, es porque según él se tiraba muchos pedos, aunque la empresa ha alegado que el motivo ha sido puramente económico. Ya se ha perdido hasta ese calor humano del sentir de un pedo bien tirado. A este hombre en vez de despedirle lo tenían que haber incentivado para que esa armoniosa y placentera orquesta pedorra, en vez de decaer, fuese a más vez y se tirare los cuescos con más solera y “tronío”. Unos pedos soltados con gracia y alegría son para quitarse el sombrero. Esas ventosidades que emanan del culo y envuelven el ambiente con eso gases tan melodiosos y simétricos pueden hasta resucitar un muerto. Un pedo puede llegar hasta a ser apasionado y romántico y ser recibido con algarabía y entusiasmo. Muchos han sido los escritores, ensayadores y novelistas que en sus obras se han inspirado expeliendo un sonoro y atronador pedo. Philip RoTh, escritor estadounidense dijo: “Cuando yo me tiro pedos en la bañera ella se hunde y besa las burbuja”: “que cosa más bonita y profunda” “estos pedos son poesía pura”. Además de romper el hielo que motivo y entrañable resultaría cuando a las nueve de la mañana entrara esa señorita en la charcutería, y le dijese al empleado: -buenos días- y este le respondiese tirándose un cuesco. O esa otra señora ya entrada en años, que le dice: -póngame cuarta y media de chorizo- y el dependiente le soltase: “un pum cata pum chin pum” y  desde la otra parte del mostrador retumbara un sonoro pedo: y le dijese -¿señora, al chorizo le quito el pellejo?- el ambiente y la amistad que se entabla en esos momentos, entre clienta y dependiente: “por Dios que eso no tiene precio”. O esa otra tía abuela que llega con el niño de la mano y dice: -por favor me pone siete rodajas  mortadela-, y nuestro entusiasta y pedorro dependiente le suelta –Ufffffffffffffffffff vaya castaña que me acabo de soltar señora:-  le pongo también cuatro morcillas de cebolla-.  Seguro que esa mujer sale del establecimiento con una amplia sonrisa en la cara, dicharachera y dichosa por las atenciones del charcutero y esos apreciados pedos. O ese vecino que vive enfrente de la charcutería y hace treinta años que conoce al charcutero; y le dice: -ponme medio queso curado- y este le espeta:- pues a ti te Vaaaaaaaaaaaaaaaa menuda castaña te envío compañero; –curado no sé si estará, pero caliente desde luego-. Fijo que se echan unas risas, se abrazan efusivamente y esa amistad dura otros treinta años más lo menos. Una injustica, pero una injusticia total lo que han hecho despidiendo a este empleado; cuando un pedo, flatulencia, ventosidad o cuesco tirado en su momento justo y oportuno han encumbrado a la gloria a poetas, artistas, sabios y a gente con mucho talento. Pierre-Thomas-Nicolas HurtauT escribano francés, en un ensayo físico teórico escribió. “El arte de tirarse pedos”, cuyo extracto es el siguiente. “Es en el mundo social donde el pedo puede tener sus mejores desarrollos, ya sea para iniciar una conversación, para hacer callar a un contertulio fatigoso o como salida triunfal en una disputa dialéctica. Hay que ser claro, el pedo es un acto de afirmación existencial solo al alcance de aquellos que han conquistado su libertad más allá de los prejuicios sociales. En resumidas cuentas: hay que peerse mucho, para sentirse libre y sin complejos. Un pueblo  pedorro es un pueblo unido, sin ataduras ni cadenas, y con el metano que expulsa no hay quien tenga cojones de cruzar sus fronteras.      

(Mi gran defecto es la ordinariez, y mi gran virtud es no dejar de serlo).



36 comentarios:

  1. Esa orquesta armoniosa compuesta de veinte mil instrumentos distintos, pueden llegar a formar una bella y armoniosa melodía.
    Los sonidos de violines, clarinetes y trombones, son los que realzan tan bella composición, sólo apta para los que poseen sus glándulas pituitarias alteradas. Los silenciosos, son quizás, los que más alteran los sentidos...."fos que gié" ....canario puro ja ja ja .
    Es bueno comenzar la semana con tanto humor ja ja ja.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  2. Creo que nunca seré libre, qué tristeza :)

    ResponderEliminar
  3. Cuando yo me tiro pedos en la bañera ella se hunde y besa las burbuja”: “que cosa más bonita y profunda”
    Cambiando el aroma depende de lo que comas
    y si por supuesto comes brocoli
    no seria tan bello como si tomas un jugo todas las mañanas de Kale
    espinaca
    manzanas orgánicas y pepinos
    el aroma es delicioso
    Genial como siempre

    ResponderEliminar
  4. Cuando yo me tiro pedos en la bañera ella se hunde y besa las burbuja”: “que cosa más bonita y profunda”
    Cambiando el aroma depende de lo que comas
    y si por supuesto comes brocoli
    no seria tan bello como si tomas un jugo todas las mañanas de Kale
    espinaca
    manzanas orgánicas y pepinos
    el aroma es delicioso
    Genial como siempre

    ResponderEliminar
  5. Me gustas asi cuando eres tan romantico !

    ResponderEliminar
  6. No hay cosa mejor que un pedo romantico.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. "... el pedo es un acto de afirmación existencial solo al alcance de aquellos que han conquistado su libertad más allá de los prejuicios sociales."
    Sos todo un filósofo, Rafa querido. La vida es un pedo.
    Besotes y buena semana.

    ResponderEliminar
  8. Prefiero tu entrada anterior que no había leído, aunque leyendo los comentarios, creo que esa afición desaparecerá pronto.
    Con los pedos ocurre que los tiramos en la intimidad, pero haberlos hailos en todas las capas sociales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Jaja, si es que ya no hay naturalidad para nada jaja, un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo mas o menos un cuentecillo al respecto, pues como todos sabemos los peores son los silenciosos. En el cuento se solucionaba poniéndole un pito en la válvula de salida. Quizá falto esta medida a nuestro amigo charcutero.

    ResponderEliminar
  11. Cuando puedas, pásate por mi blog. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  12. espera recodé algo
    vuelvo en un suspiro
    de momento me guardo esto
    Cuando yo me tiro pedos en la bañera ella se hunde y besa las burbuja”: “que cosa más bonita y profunda” “estos pedos son poesía pura”.
    por si algun dia lo necesito
    jaaaaaaa

    Un beso luego mas


    ResponderEliminar
  13. La encontré .. bueno creo que era esta jajaja
    espero le guste caballero
    ODA AL PEDO
    Invisible y oloroso
    el necesitado pedo
    es, según decía Quevedo
    en su poema famoso,
    fisiológico elemento
    de espíritu gaseoso
    con el corazón de viento;
    que sale como alma en pena,
    que a veces sopla y resopla,
    que a veces suena y resuena
    como el cantar de una copla.
    Hay pedos muy silenciosos
    y otros sin tasa y sin freno
    que se exhiben ruidosos
    como verdaderos truenos.
    Pedos mal intencionados
    y pedos inoportunos
    y cuescos de gran calado
    que se extienden como el humo.
    Pedos de muchas medidas,
    pedos a diestro y siniestro
    aliviando en su salida
    las apreturas del cuerpo,
    celebrando su partida
    con atronador concierto
    en homenaje a la vida
    porque pedos no le pidas
    ni los esperes de un muerto.

    Marcos Salvador Romera

    ResponderEliminar
  14. Ahira han dado por afirmar, no sé buen con qué intenciones, que olerlos, los pedos, es saludable previene males mayores.
    No sé a qué fin ese despido improcedente, jijiji.
    Los hay la todo, vamos, en este valle de risas y lágrimas!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hoy me has recordado a Lorca....

    Jajja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. A mi los olorosos no me van nada...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
  17. Si no los controlaba comprendo su despido, pues me imagino el olor mezclado con el olor del embutido, que horror!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Estás en tu mejor momento, Rafa.

    ResponderEliminar
  19. Esa es otra clase de libertad de expresión !!

    ResponderEliminar
  20. Creo que también Camilo José Cela utilizaba esta forma de expresión con una gran naturalidad.
    Y eso es lo bonito, ser natural.
    Eres genial.
    Un beso. Bonita semana

    ResponderEliminar
  21. jajajaja Hola Rafa lo mejor tu última frase con tu sello personal no lo dejes de ser ajajjaajjajajaja qué te voy a decir ? pos si amigo es lo mas natural y necesario!!!!! ayyy vale besos !!!! desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  22. ¡Aaaay, Rafa! Toda una oda, Jajajaja.

    ResponderEliminar
  23. Jajajajajaja aquí en México cuando algo nos sale mal o va muy mal literal decimos -que mal
    Pedo-

    ResponderEliminar
  24. En un libro que me regalaron, que es un tratamiento sobre el pedo, hablan de 22 clases de pedorros y 20 de pedos.
    En la presentación se dice lo siguiente: "Muchos grandes amores comienzan con un beso, pero crecen y se refrendan con un pedo, porque los humores del cuerpo son como los del alma, sólo se dejan salir cuando se está junto a quien se tiene fe y confianza".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Rafa... Verdaderamente toda una tesis sobre el "pedo" yo creo que tendrías que impartir una clase magistral en alguna conferencia sobre Historia medieval...
    Creo que nuestro amigo el pedorrero, tendría que trabajar en una tienda de legumbres cocidas, mejor que en una charcutería, y su jefe el que lo despidió, tiene muy poca visión del negocio, ya que tenia que haber aprovechado sus cualidades para ampliar el negocio con una sección de fraudulentas legumbres...
    En fin, que poca visión empresarial...
    Te mando un ordinario abrazo...

    ResponderEliminar
  26. Jajaja, un buen homenaje le has hecho a esta necesidad tan fisiológica como otras... pero más vale hacerlo en privado por eso del romanticismo, jajaja. Creo que los más desinhibidos en esos menesteres, sois os hombre que sois todos unos pedorros, (con perdón), jajajaja.
    Rafa, ha sido un placer... leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Un estornudo sí y un pedo no. Pues no lo entiendo.
    Esto es un caso real. Entra uno en el ascensor lleno y saluda ¡buenos días! Nadie contesta. Se tira un buen pedo y todos joder, qué guarro. Y dice, disculpen señores es que pensé que no había nadie. ajajajajaj. genial
    Besisss

    ResponderEliminar
  28. Jajajajajaj
    Que post más chistoso!
    Un fuerte abrazo desde Venezuela!

    ResponderEliminar
  29. Por un peo así me veo
    jajjaaja
    Que barbaridad!!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  30. Seguro que trabajaba en una charcutería?
    Yo creo que era para la Volkswagen, de ahí el peligro de esos gases inflamables...
    Hay que reciclarlo en una de las perfumerías de la cadena Prieto.

    Besos, Rafeta.

    Y gracias mil.

    ResponderEliminar
  31. No es un defecto, es una forma de vivir que anima a cada sonrisa a salir. Porque todo lo que las haga lucir sin a nadie herir... Es lícito y plausible.

    Un abraz✴ Rafa

    ResponderEliminar
  32. No te digustes, estamos en momentos que todo el mundo tiene que trabajar, entonces, lo mismo e va a la nieve, a los dias a la playa, lo siguiente es el medico, el cura, spicologo, sicologos, camareros....
    ¿quejarse?, piensa que hay mas
    animo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.