Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

lunes, 15 de mayo de 2017

ME ESTRELLÉ CONTRA UN ESCAPARATE.


Nunca me han gustado las gafas de sol, pero como últimamente tengo los ojos muy secos, me han aconsejado que me las ponga, así no da el airecillo directamente en los ojos y estos lo agradecen.  Ayer me coloqué mis gafas de sol, y me fui a dar mi paseo matutino. Iba caminado por una acera y justo en la acera de enfrente vi una tienda de artículos de regalo, me llamó la atención y me dispuse a cruzar la calle, para ver lo que tenían en el escaparate. Pero como no estoy acostumbrado a llevar las gafas de sol, calculé mal la distancia, y al acercarme al ver es escaparate, creía que estaba más alejado, y di un gran cabezazo sobre el cristal; durante unos segundos me quedé un poco traspuesto pero vamos no me pasó “na de na”. Los dependientes tienen el mostrador justo enfrente, y al verme pegar el viaje salieron inmediatamente de la tienda; se trataba de una chica de unos treinta años, y un hombre algo mayor. La chica que está que cruje, me pone una mano en la espalda y me pregunta:-¿se encuentra usted bien?..,- y yo al notar su mano en la chepa y con más cuento que Calleja le digo; -¡pues la verdad me encuentro un poquito mareado, y hago como que me tambaleo-, entonces la chica me pone las dos manos en la cintura y yo sigo como si me fuera a dar algo; y me lío-: “venga tumbos pallá y venga tumbos pacá” pero la cagué; y digo que la “cagué” porque a la vez que hacía como que perdía el equilibrio ya que lo de las manos de la chica en la cintura me llegó al alma, comencé a sacar y a meter la lengua como las víboras, y su compañero al ver el panorama; me agarra una mano y aquello ya no me hizo mucha gracia y dice; -¡pues parece que no se encuentra usted muy bien!.., y yo le digo, -¡no; no es nada-, y el tipo me dice: -¡pues hombre como está usted con ese mete y saca de lengua que no para-, no lo veo muy católico!.. y yo le contestó: -¿Es que me noto como un pequeño vahído y la boca se me está quedando seca:?.. Justo al lado de la tienda de ellos pared con pared hay un bar de chinos, y la chica me dice: -nada, nada; siéntese usted al fresquito en la terraza y tómese un vaso de agua, o un refresco, para espabilarse un poco.- y yo le contesto: -¡muchas gracias muy amable!.. pero con el agua creo que me van a dar arcadas, y con los refrescos pillo gases, así que me tomaré una cervecita bien fresquita, y la chica muy amble dice; -lo que usted quiera con tal que se recomponga pronto- Al estar el bar al lado justo del negocio de ellos, se ve que son clientes fijos de los chinos; llamó al chino e inmediatamente salió y le dijo: -ponle a este hombre una cerveza, que está algo indispuesto, que ya te la pagaré yo luego;- y el chino el muy cotilla me preguntó que me pasaba, y yo le dije, que había sufrido un pequeño telele. Al rato salió el chino con una cerveza y un platito de cacao, cosa que suelen hacer en todos los bares de chinos, al menos por aquí, ya que se trata de una gentileza de la casa. La chica y el compañero permanecían al lado de pie, pero como se percataron de que me daba un poco de reparo echarle mano a los cacaos, “dado en las penosas circunstancias que yo me encontraba”, y además coincidió que entraron en la tienda unos clientes me dijeron:- ¡Bueno pues nada, si se nota usted peor, le pega un toque al chino, y salimos, por si hay que llamar a una ambulancia, o a lo que haga falta!- les doy de nuevo las gracias y ellos ya se metieron en la tienda, y yo le metí mano a la pinta y a los cacaos. Me hinqué la cerveza y los cacaos, y como se estaba allí más bien que la hostia, veo que sale el chino a la puerta a fumarse un cigarro y me dice: ¡qué calorllll que hace hoy!... Y yo le contesto; ¡sí que hace calor sí; y con cojones!...  –pero hombre; sácate otro platito de cacaos que antes me has puesto cuatro,- y el chino dice: y otra “¡celveza!”, y como ésta ya la tenía que pagar yo le digo: -¡no; de cerveza nada que con otra me mareo, ¡sácate los cacaos y un vaso de agua, pero bien fresquita!- y el chino con la firmeza que les caracteriza me lo sirvió. Así que me comí el segundo plato de cacaos por la patilla, y me hinqué mi vaso de agua, cosa que mi cuerpo agradeció, porque con tanto cacao ya me notaba el esófago un poco seco. A continuación me fumé un cigarrito tranquilamente, y continué con mi paseo. Ya le estoy echando el ojo a otro gran escaparate para estrellarme contra él, y por supuesto ya me he cerciorado que a unos diez metros hay un restaurante, y desde las cristaleras se ve que tienen en el  mostrador unos platos de calamares que tienen una pinta que te cagas, unas alitas de pollo muy bien tostadas y doradas,  y unos pinchos morunos que quitan el sentido: así que otro día me estrello contra este, a ver si hay suertecilla y me gano un buen almuerzo.              

41 comentarios:

  1. Pero cerciórate de que haya otra chica linda cerca
    Jajaja... eres irremediable!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jjajajajjajajja si estoy contigo en ese momento no cuentes conmigo porque me escojoncio de la risa jjajajjaaja
    Ay Rafita, eres un caso

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja unas risas en lunes de mañana nunca vienen mal,cariños.

    ResponderEliminar
  4. Casi es más productivo que andar mendigando por las esquinas.

    ResponderEliminar
  5. Mañana me compro gafas
    Jajaja

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. jajaja serás bicho!

    besos animalillo, adorable

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, me ha entrado mucha risa porque he recordado cuando me di también un golpe así, y me quedé con una cara de tonta..., pero de vergüenza que me dio, menos mal que no me vio nadie, jajaja.
    Bueno, pues ten cuidado en el próximo golpe no vaya a ser que salga el dueño y encima te eche la bronca por si le rompes el cristal :)).
    Muy gracioso Rafa.
    Un abrazo.

    P.D. No sé lo que son los cacaos, ¿cacahuetes?

    ResponderEliminar
  8. Dicen que más sabe el diablo por viejo, que por diablo.
    Sonrío.

    Y un abrazote grande, Rafeta.

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja cuidadin no te detengan por equivocarte con esos que roban rompiendo los cristales de los escaparates jajajaja y te den agua pero en chirona jajajaja
    Muy bueno, como siempre.
    Un beso, Rafa.

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja ¡Rafael, eres tremendo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Eres el colmo, lo que no se te ocurra a ti... me alegro de tenerte Rafael, jajaja, gracias por robarme una risa.
    Besossssss!!!

    ResponderEliminar
  12. Qué jeta tienes, ja,ja.
    Tu mente no descansa, Rafa.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Es que me encanta leerte y enterarme de esas cosas que te pasan. Gracias por hacerme sonreír.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No seas viejo verde ni caradura, aunque mirandolo bien, un rato de cachondeo en esta mierda de pais no está mal.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. A mí tampoco me gustan las gafas de sol, pero llevo de las de ver desde los ocho años.
    A ti lo que te recompuso fueron los toquiteos de la dependienta, jodío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. jajaja Menos mal que no tienes cuernos, de lo contrario podrías haber roto el cristal y hacerte daño :)
    Salud

    ResponderEliminar
  17. Esto es darse un golpe y aprovechar el segundo golpe, vaya como te saliste con las gafas oscuras.
    Saludos.

    ResponderEliminar

  18. Graciosa manera de comer y beber gratis...

    ResponderEliminar
  19. Nuca había visto que unas gafas de sol dieran para tanto, pero claro el arte es del caballero que la lleva puesta que es un artista jajajaaja

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  20. Soy especialista en darme golpes en los escaparates( llevo unos cuantos) pues al llevar gafas de ver nunca calculo bien cuando me acerco para verlo mejor y ¡¡zaaaaas!! contra el escaparate pero no tengo esa suerte de que salga un dependiente 10 que me atienda y encima me invite a un refresco con picoteo, eso si, paso bastante vergüenza y me entra la risa tonta.Y ahora también me estoy riendo de tu encontronazo con el escaparate.Saludos

    ResponderEliminar
  21. jejeje
    los ojos son para ver
    mientras no estires las manos ... tu señora no se enoja ;)

    abrazos gorditos Rafa

    ResponderEliminar
  22. jajjajaja perooooooo que pillin eres jajajjaa que arte pa contar un dia de mucho calrrrr que n te choques massssss que vas a perder hasta las gafasssssss jajjaajja feliz tardeee besitosssssssss jajaa ARTISTAAAAAAA

    ResponderEliminar
  23. Jajajaja, bueno Rafa, que esas gafas oscuras serán tus cómplices inseparables porque con ellas vivirás, hasta quizá, alguna que otra aventurilla con cerveza y maní como para que el motor no se te funda, jajaja.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  24. Joder, ahora mismo bajo a la calle que sé donde hay un escaparate de puta madre... patatas bravas y caracolillos...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Jajajjaaja y con lo bien que se está ahora en las terracitas...
    ; )
    No le des muy fuerte al cristal!

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que me està entrando hasta hambre de leer las tapas tan ricas de las que hablas.


    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Estimado Rafa.. No me extraña nada que con esas gafas de sol que llevas te estrelles, si es que pareces la "Abeja Maya".. Pero no te hagas ilusiones que la dependienta que esta que "cruje" te pusiera la mano en la chepa, eso amigo lo hace porque da suerte acariciar la "chepa" del jorobado, y tu no se se estas cheperudet, pero si estabas jorobado..
    Bueno reconozco que la cervecita y los cacaos te salio de gratis, pero ojo que no siempre es así, y si no calculas bien, igual la próxima vez acabas con los calamares metidos en las narices y las alitas de pollo en las orejas.. de los pinchos morunos prefiero no decir nada, porque como el dueño tenga mala leche igual acaban en ese sitio donde la espalda pierde su honorable nombre..jeje.
    Un abrazo compa, y cuídate, hazme caso comprate unas gafas de esas de "maestra tita"..

    ResponderEliminar
  28. como te agradezco me hayas hecho reir.
    Besitos

    ResponderEliminar
  29. como te agradezco me hayas hecho reir.
    Besitos

    ResponderEliminar
  30. Que buen sentido del humor tienes. Confieso que la historia me ha parecido bastante divertida...pero yo no tentaría a la suerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Humor y amenidad,son tus formas de escribir

    ResponderEliminar
  32. Tú no necesitas gafas de sol, sino graduadas. Píllate unas en los chinos.

    ResponderEliminar
  33. Pues no parece mal plan siempre que lo acometas con prudencia y no te confundan con un alunicero.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Está bien esa idea, el problema será si te lleven a un hospital y te operan de algo, claro que allí también comerías gratis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Jjajajaja
    Te has hecho butronero sin coche, así, por la jai te metes de lleno en el escaparate, robas la atención y alimentas tu cuerpo.
    Es que tienes un arte que pá qué, jajajaj
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Hola Rafa vine darte un fuerte abrazo y un beso se te quiere feliz día

    ResponderEliminar
  37. holaaaaa rafita amigo jajaja como siempre me sigo riendo cn tus cosas que cuentas tan graciosasssss jajajjaa feliz tarde besitosssssssss ARTISTAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  38. Genial, Rafa. Das la fórmula para comer gratis, o hasta beberse unas buenas polas. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  39. Que post tan divertido para explicar un percance!
    Suerte y éxito con tus gafas de Sol!
    Un fuerte abrazo desde Venezuela!

    ResponderEliminar
  40. Menuda aventura con final feliz, esta visto que hay gente buena por el mundo.
    Esta idea es mejor que la patentes porque puede que algún avispado de la copie y cree adicción.
    Genial Rafa,me hiciste reír y mucho.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.