Escribir Por Afición es un blog personal en el que comento noticias, publico escritos o simplemente escribo sin más. ¡Espero que os guste!

jueves, 11 de mayo de 2017

ROSENDO Y LA CABRA.


Rosendo era un tío de Castellón con una pachorra que se la pisaba, ya que más tranquilo que él, a muy pocos habían parido en toda la comarca. Pero un domingo estando en misa, medio techo de la iglesia se vino abajo, dejando maltrechos y tullidos a casi todos los vecinos del pueblo, pero a él lo que le impresionó fue ver a tres viejas que salieron ilesas del derrumbe, y del mismo susto y de los nervios, las viejas empezaron a rascarse el chocho, y aquello a Rosendo, le marcó y mucho, y para postre si la escena de las viejas rascándose el chocho lo dejó tocado, ya llevaba mucho tiempo que los celos se lo comían, porque creía que su mujer Andrea le ponía los cuernos con Anselmo el panadero; una bola de pringue que medía casi dos metros, y pesaba más de ciento cuarenta kilos, vamos que  en eso estaba pensando la mujer, sí ya a lo veinte años no le gustaba el sexo, le iba a poner ahora los cuernos a los sesenta y seis años, y con aquella bola de grasa. A la mujer lo que le gustaba era hacer calceta, y ver la película “Nobleza baturra”, que después de verla, más de cien veces, todavía no sabía de que iba porque estaba sorda perdida. Así que Rosendo con quien mejor se llevaba era con su cabra “Paquita”, una cabra que se la quitó un día en un mercadillo a un mafioso ruso. Como la cabra “Paquita” en San Petersburgo fue guía e intérprete de turistas durante doce años, dominaba varias lenguas, y aunque Rosendo como mejor se defendía era hablando en valenciano, “Paquita” lo entendía a la perfección, hasta que un día se torcieron las cosas, y la conversación fue por otros derroteros; salió el tema del fútbol y ya la jodimos, porque Rosendo era del Valencia, y “Paquita” del Betis, así que la discusión casi acaba a palos. “Paquita” quiso toparle en las piernas, y Rosendo le pegó un puñetazo en la cabeza. Rosendo del sofoco que pilló, se fue corriendo desde Castellón a Valencia; llegó a la estación del Norte, y sacó un billete para desplazarse a Cuenca “vete tú a saber para qué”. Pero antes de llegar a la estación de Requena, del disgusto que había pillado por pelearse con “Paquita” se suicidó arrojándose por una ventanilla del tren. Le llegó un telegrama a su mujer, diciendo lo que había ocurrido, pero la mujer cuando no estaba viendo “Nobleza baturra” escuchaba una y otra vez en un viejo tocadiscos a Juanito Valderrama y Pepe Marchena, que hasta los propios cantantes estaban asqueados de oírse, y  como estaba más sorda que una tapia no se enteraba una mierda de las letras de las canciones, y del telegrama ni puto caso. Así que cogió el telegrama “Paquita”: se sentó en una mecedora de la terraza, y comenzó a leer el telegrama, y cuando se enteró de que a Rosendo se le había abierto la cabeza en cinco pedazos del porrazo que pegó sobre las vías del tren, comenzó a llorar, venga llorar y llorar, hasta que se le puso los ojos como a la cabras, le dio un infarto y se murió. Bueno y ya está, me voy corriendo al retrete que me ha dado un apretón.        

37 comentarios:

  1. Jajaja, que despropósito.
    Me ha gustado lo de: bueno y ya está, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. el retrete cuanto hacia que no escuchaba esa palabra ..sos especial en todo lo que haces...
    Te dejo un beso grande hoy

    ResponderEliminar
  3. No sé quén está más loco, si Rosendo, la cabra o tú. Desde luego el más gracioso eres tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ruego a Paquita traducirme en francès lo verde que no entendi !!!

    ResponderEliminar
  5. EStas historias son geniales. Comenzas a leerlas con la sonrisa puesta y así te marchas de esta casa tan peculiar

    Besitos Rafa.
    Me encanta leerte :)

    ResponderEliminar
  6. tienes que publicar tus historias Rafa
    sería grito y money para lecturas de verano ;)
    las editoriales son harto miopes , cómo no ven este potencial

    felicidades!!!
    abrazos de sol

    ResponderEliminar
  7. Puede parecer un soberano despropósito, pero tus historias locas, son capaces de absorber hasta que las terminas y te dejan una agradable sensación y una sonrisa enorme. No dejes de escribirlas.

    Un beso, Rafa.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, " el retrete ", me había olvidado de ese nombre, que rico es el Español...
    Pero tú eres el no va más, jajaja.. eres genial Rafa, y esta historia es un ejemplo de que lo eres. Mi felicitación amigo...cuanto ingenio tienes!
    Un abrazo y feliz finde.
    Muác.

    ResponderEliminar
  9. Menudo dramón de historia, pobre Rosendo y pobre cabra con ese final tan triste por culpa del futbol, si por algo no me gusta nada este deporte.........seguro que la viuda seguirá con su calceta sin enterarse de nada:-))Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  10. Mientras leía tantos descalabros y enredos, imaginé que estabas escribiendo un culebrón para México. Tus vueltas de tuerca, tan impensadas, son surrealistas.
    Gracias por la sonrisa, Rafa.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. jajajaja Se te pegó lo de la cabra y te volviste como ella, o al menos parece que estás como una cabra, aunque hay una cosa cierta, lo de "llorar y llorar" de ahí salió el estribillo de la ranchera esa de que el tío sigue siendo el Rey...jajajaja
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hay telegramas que matan y este fue uno.
    Buen fin de semana con humor.

    ResponderEliminar
  13. Joer con la cabra rusa la que lió.
    Buen finde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Jajjaja lo que no se te ocurra a ti!
    La cabra rusa...
    Gracias por la sonrisa,Rafa,y por tu comentario,eres un solete.
    : )

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. MUY DIVERTIDO POST RAFA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  16. Ja,ja, no se porqué me he imaginado dos cabras. Besos

    ResponderEliminar
  17. omo siempre es una gozada leer tus escritos

    ResponderEliminar
  18. Me estaba haciendo falta tu buen humor, me he gozado esta entrada con un concierto de carcajadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. jajaja pero que simpatica esta entrada aunque al fnal los dos volvieron a estar jntos digo yo en el cielo ajajajajaj holaaaaa amigo rafa como siempre me oy riendo gracias graciassss besitoss

    ResponderEliminar
  20. Lo que escribe tiene un aire a los poetas románticos ingleses, jajjajajajaaaaaaaaa

    Qué tío, jajajjaa

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Mientras lo leía pensaba como sería el final de esta historia y mira por donde fue la mar de sencillo"Y ya está. Te faltó poner colorín colorado ....
    Besos Rafa.
    Puroi

    ResponderEliminar
  22. Eres un genio mi estimado Rafa; esta historia es bastante surrealista y muy divertida. Un techo de una iglesia que se cae y las viejas del susto comienzan a rascarse el chocho, una cabra políglota, un Anselmo dudando de su mujer y un final trágico en donde tanto Anselmo como Paquita, la cabra, mueren cerrando una historia de locura que aún deja un pequeño espacio para que el autor de la misma termine de relajarse en el retrete.
    Eres un talento inigualable!!!
    Ah, el "gallo" de Manel Navarro fue lo mejor de su actuación anoche en Eurovisión, jajaja.
    Un abrazo muy fuerte, Rafa.

    ResponderEliminar
  23. Para Rosendo fue mejor partirse el cráneo al tirarse de la ventana que ser apachurrado en las vías del tren y su querida cabra infartada, ahora le acompaña.

    Y la mujer descansa y escucha música que no oye y teje calcetines invisibles y baila lo que no existe.

    Y tu, amigo, no te pierdas por los caños del baño.

    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  24. Yo te felicito porque eres genial.

    De todo corazón.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  25. Lo que no se te ocurra a ti... anda que la rúbrica final no tiene desperdicio. jajajaja.
    Ando muy liada y con poco tiempo para el blog y los de amigos.
    Hoy puedo y estoy encantada con haberte visitado.
    Besos, Rafa y que tengas muy buena semana

    ResponderEliminar
  26. Hola rafa.. Menuda historia, no tengo claro si es la historia de Rosendo, de Anselmo, de Paquita, de Andrea, o ya no se de quien, pero lo que esta claro es que Paquita no era feliz, no, no, no era feliz, por eso se quería ir de Rosendo, y es que el pobre con su señora encima, no se daba cuenta de lo desdichada que era Paquita.. Pero al final todo quedo bien, el uno se tira por la ventana, a la otra le da un patatús, y Paquita seguro que acabo siendo del Sevilla.. Lo que no dejas claro que ha sido de Anselmo, vaya Vd. a saber igual a despegado como un Zepelin..
    Y nada mas, solo decirte que después de todo el rollo, lo que mas ha llamado la atención de tu estimable audiencia ha sido lo del "RETRETE" ya ves, se nota que no pasaron la pos-guerra..jeje.
    Un abrazo compa..

    ResponderEliminar
  27. jajajaj jope se lo tomo a la tremenda eso de suicidarse se pasó , pero si el tiempo cura todo jajaja que forma de contar tienes las cosas jajaj , me alegró leerte guapo , un beso grande para ti desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  28. Yo dejo canción tras todo lo que me he reído...
    je, je...
    La cabra, es la cabra... y tira pal monte donde los haya.
    ;)
    https://www.youtube.com/watch?v=xSjUR5IEBKM

    Bss, Rafeta.

    ResponderEliminar
  29. Jajajaja menos mal que te ha dado un apretón si no me tienes mucho rato muriéndome de risa cara al ordenador como una lela y la gente pensaría que no estoy acabá...
    Jjajaja
    Eres la monda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Tienes la capacidad de contar al rompe, un lenguaje coloquial, que recoge el humor popular. Y, esto de cabras, por aquí se da mucho de cogerle querencia a estos caprinos, que las mujeres se tornan celosas. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar